27 Apr. 2020

Estos días la World Association of Infant Mental Health (WAIMH), la asociación más prestigiosa a nivel mundial en salud mental infanto-juvenil, recapitulaba diversos estudios entorno al efecto de la COVID sobre el embarazo y los neonatos.

Desde estas líneas revisamos brevemente algunos de los mismos, a la vez que al final de este escrito, os remitimos a la fuente original, donde podréis encontrar más información.

Pérez-López y col. (2020) señalan en su estudio que:

  • Las investigaciones disponibles que vinculan la enfermedad COVID-19 con resultados adversos maternos y perinatales son limitados.
  • Las embarazadas infectadas no parecen ser más susceptibles que los individuos de la población general.
  • La tasa de mortalidad entre las embarazadas parece ser similar a la de las no embarazadas. 

Zeng y col. (2020b) recomiendan en otros estudios:

  • Evaluar a las mujeres embarazadas e implementar medidas estrictas de control de infecciones, cuarentena de madres infectadas y una estrecha vigilancia de los recién nacidos en riesgo de COVID-19.

Choi y col.(2020) realizaron una revisión sistemática de datos epidemiológicos e informes clínicos en China y concluyeron que:

  •  Los síntomas en pacientes pediátricos a menudo son leves.
  •  Sin embargo, algunos casos pediátricos pueden progresar a enfermedad grave, y las presentaciones atípicas iniciales pueden retrasar el diagnóstico de COVID-19.

Para más información, consulte la fuente original en: https://waimh.org/page/covid_medical

 

Volver a las noticias